Actualidad Jurídica

Fiscalidad de la cuota de autónomos pagada por la sociedad

viernes, 17 de junio de 2022

Información proporcionada por Iberley



  • Si la cuota es abonada directamente por la empresa, se generará una retribución en especie para el socio por la cuantía efectivamente pagada.
  • Si la cuota es abonada de manera dineraria al socio, se entenderá como una retribución dineraria y este, posteriormente, deberá ingresarla.

Fiscalidad de la cuota de autónomos pagada por la empresa al socio

Es habitual que dentro de la dinámica empresarial en donde un socio realiza labores en o para la sociedad, la cuota del RETA que tiene que soportar y abonar de manera personal el socio sea abonada a este o pagada directamente por la empresa.

Dependiendo de estas dos modalidades de pago, se devengarán unas u otras obligaciones tanto para empresa como para socio.

De manera general, podemos decir que:

  • Si la cuota es abonada directamente por la empresa, se generará una retribución en especie para el socio por la cuantía efectivamente pagada.
  • Si la cuota es abonada de manera dineraria al socio, se entenderá como una retribución dineraria y este, posteriormente, deberá ingresarla.

Hay que tener en cuenta que, independientemente de la vía para llevar a cabo su abono y de las implicaciones que esto tenga respecto a su consideración como uno u otro tipo de renta, el efecto final sobre la declaración del socio será nulo. Algo que explicaremos más adelante.

La cuota de autónomos que se paga a un socio que presta servicios en la sociedad

En primer lugar, debemos tener en cuenta qué definición y consideración tiene un socio que presta servicios en la sociedad. Vamos a realizar, además, una acotación respecto a las sociedades objeto de análisis, ciñéndonos exclusivamente a aquellas cuya operativa no versa sobre la sección segunda de la tarifa del IAE, es decir, aquellas que no llevan a cabo la prestación de servicios profesionales.

Esto nos pone en una situación un tanto extraña, ya que los socios que prestan servicios concurriendo las notas de ajenidad y dependencia propias de una relación laboral ordinaria, es decir, que presten servicios en la sociedad sometidos a un horario, asistencia, etcétera, percibirán por sus labores una retribución que tendrá la consideración de rendimientos del trabajo en el IRPF y estarán integrados en el régimen general de la Seguridad Social.

Esto determina que no deba abonarse cuota alguna por el socio al RETA, no existiendo, por tanto, pago alguno al socio por dicho concepto. En caso de existir, se trataría de una liberalidad por parte de la empresa —gasto no deducible en el IS— y debería imputarse al socio como rendimientos del trabajo en especie, con el correspondiente ingreso a cuenta.

La cuota de autónomos que se paga a un socio que presta servicios para la sociedad

Así, la principal diferencia va a ser la calificación que posea el socio en función de la relación que mantenga con la sociedad. En concreto, cuando el trabajador presta servicios para la sociedad, no concurriendo las notas de dependencia y ajenidad, estaremos ante una relación de carácter mercantil retribuida a través de la obtención de rendimientos de actividades económicas en el IRPF del socio.

De este modo, las vías que pueden darse para la retribución obtenida por el socio a causa del pago de la cuota de autónomos son:

Pago de la cuota al socio para que este la abone de manera personal

Esta sería la primera vía para llevar a cabo por parte de la sociedad en relación al pago de las cuotas de autónomos de sus socios. Ninguna duda representa que la calificación que debe darse a esta retribución sea la de rendimiento de la actividad económica y que deba determinarse como una retribución de carácter dinerario, ya que esta es la vía de prestación.

Anunciábamos en la introducción de este tema que el efecto fiscal sería nulo para el socio que recibe el pago de dicha cuota y esto se da en ambas modalidades de retribución. En el caso de la obtención de una retribución dineraria es muy fácil de ver ya que el socio obtendrá un rendimiento de la actividad económica por el importe que su empresa le abona para que este satisfaga la cuota de autónomos y, en idéntica cuantía, la posibilidad de deducir de su actividad económica la mencionada cuota abonada.

Por tanto, el efecto sobre el rendimiento neto de su actividad es nulo.

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

Consulta Vinculante de la Dirección General de Tributos (V0067-19), de 14 de enero

Asunto: calificación del pago de la cuota de autónomos por la sociedad. Consideración como retribución de carácter dinerario.

«En el Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA), en el que se integran quienes realicen las funciones de dirección y gerencia que conllevan el desempeño del cargo de administrador o consejero, al corresponder la obligación de cotizar a estos últimos, el pago de las correspondientes cuotas por parte de la sociedad dará lugar a una mayor retribución del trabajo.

El artículo 42.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las Leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29) establece que "constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no suponga un gasto real para quien las conceda". Añadiendo en un segundo párrafo que "cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria"».

Pago de la cuota directamente a la Seguridad Social por parte de la sociedad

La segunda de las vías es llevar a cabo un pago directo por parte de la sociedad a la Seguridad Social lo que determina que el socio no perciba dinero alguno, pero sí se aproveche de que sea la empresa la que efectivamente lleva a cabo el pago.

Si nos paramos a analizar esta dinámica en conjunción con el artículo 42.1 de la LIRPF, nos daremos cuenta de la similitud que guarda esta operación con el común de las retribuciones en especie que se nos pueden venir a la cabeza. Dispone el mencionado artículo lo siguiente:

«1. Constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.

Cuando el pagador de las rentas entregue al contribuyente importes en metálico para que éste adquiera los bienes, derechos o servicios, la renta tendrá la consideración de dineraria».

En comparativa de las rentas en especie con el pago de la cuota de autónomos, se produce una obtención para fines particulares de una prestación, ya que el socio está obligado a dicho pago y se obtiene a título gratuito.

CUESTIÓN

¿Pueden obtenerse rendimientos de la actividad económica en especie?

Sí, si el pago por los servicios prestados se instituye a través de un pago en especie acordado entre ambas partes, no hay impedimento para que la retribución tenga el carácter de en especie con el correspondiente ingreso a cuenta que deba efectuarse.

RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA

Consulta Vinculante de la Dirección General de Tributos (V0740-21), de 29 de marzo de 2021

Asunto: tratamiento en el IRPF del pago de servicios profesionales a través de acciones de una sociedad.

«Conforme con lo anterior, la concesión al consultante de opciones de compra de acciones de una empresa como retribución por los servicios prestados por éste en el ejercicio de su actividad económica, deberá calificarse como rendimientos de actividades económicas en especie.

En la medida que se trate de opciones de compra intransmisibles, los rendimientos se valorarán por la diferencia positiva entre el valor de mercado de las acciones el día en que se ejercite la opción de compra y la cantidad satisfecha por el consultante.

Sobre tales rendimientos no resultará de aplicación la exención prevista en el artículo 42.3.f) de la LIRPF al referirse la misma a la entrega de acciones a trabajadores en activo.

Por último, el valor de mercado de la acción el día en que se ejercite la opción de compra tendrá la consideración de valor de adquisición de la misma a los efectos del cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial en el caso de una futura venta de dichas acciones».




CONTABILIDAD

CONTABILIDAD

Programa de contabilidad muy completo para todo tipo de empresas. Integre la gestión contable, mercantil y fiscal de su empresa.

Leer más

FACTURACIÓN

FACTURACIÓN

Gestione las ventas de su empresa y tenga un control total a través de informes y estadísticas de venta. Incluye factura electrónica y e-commerce.

Leer más

LABORAL

LABORAL

Software de gestión laboral para la gestión completa de los trabajadores de su empresa. Integración total con Contrat@, Delt@ y Sistema RED.

Leer más
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
RSS